MIDORI, LA NIÑA DE LAS CAMELIAS